7 de enero de 2018

¿Has probado el Solomillo de cerdo con boletus y trufa extratierno de El Pozo?

Muy buenas chiquis, tras hablaros hace muy poquito del maravilloso Solomillo Wellington que preparó Carlos para Nochebuena hoy quería hablaros de otra variante de comida para celebraciones que encontré en el super; en este caso, se trata del Solomillo de cerdo con boletus y trufa extratierno de El Pozo. ¿Estáis preparados para saber algo más de él?

El Solomillo de cerdo con boletus y trufa de El Pozo es parte de la gama "Extratiernos del chef" dentro de sus preparados de carne y elaborados de fresco. Corresponde a una pieza de solomillo de cerdo de 500gr aprox.

Los ingredientes de este producto de carne marinada son: solomillo de cerdo (85%), agua, sal, aromas, azúcar, correctores de la acidez (E-325 y E-326), estabilizantes (E-420, E-451 y E-407), antioxidantes (E-301 y E-331). Recubrimiento: Boletus, trufa (extracto) y finas hierbas.
Además no contiene gluten ni lactosa entre sus ingredientes; lo que es genial, ¿no?
APTO PARA CELÍACOS. APTO PARA INTOLERANTES A LA LACTOSA.

INFORMACIÓN NUTRICIONAL por 100g:
Energía: 434 Kj / 103 Kcal
Grasas: 3,0 g
* de las cuales saturadas: 1,1 g
Hidratos de carbono: 0,5 g
* de los cuales azúcares: 0,3 g
Proteínas: 18 g
Lactosa: < 0.1g
Sal: 1,2 g
PVP: 9,25€/Kg ~> en nuestro caso: 5,37€ porque nuestra pieza pesaba 0,581kg.

El método de preparación es sencillo: se cocina en el horno durante 25 minutos a unos 220ºC o, también, se puede cortar a rodajas y dorar ambas caras durante 1 minuto en una sartén. Ahhh, aunque en su envase no indica para cuántas personas es, yo diría que es para, mínimo, 3 o 4 personas.

Este solomillo marinado del Pozo lo compré en Consum (pues una de las carniceras me lo había recomendado la semana anterior, por desgracia, dudo que repita).
Es el momento de ponerle nota a este solomillo; aunque mi madre y @clicfox lo encontraron bueno, por mi parte, yo le doy un SUSPENSO en toda regla. Sí que es verdad que el solomillo estaba extratierno, pero ni sabía a boletus, ni a trufa, ni a nada parecido; a lo que sabía era a lomo embuchado muy especiado. Por suerte, Carlos preparó una salsita de champiñones y verduras para acompañarlo y pude comerlo sin notar mucho su sabor principal que, como ya he dicho, no me gustó nada (es de esos sabores que se repiten a lo largo del día y que no sabes cómo quitarte de encima).

Y, bueno, de comidas festivas ya poco más me queda por contaros; suerte que ya terminan las fiestas porque nuestros estómagos ya no dan para más, ¿o el vuestro sí? Bueno, en el mío siempre habrá hueco para algo más así que yo seguiré comiendo todas las novedades (o no) que pueda durante este año para así poder traeros más postitos, ¿os hace? #CatsTalueg

No hay comentarios:

Publicar un comentario