24 de julio de 2016

Bocaditos de naranja con Chlorella de Dulcesol

Muy buenas chiquis, hoy vengo a hablaros de los Bocaditos de naranja con alga Chlorella, salvado de trigo, soja, avena y zumo de naranja de la gama Innova de Dulcesol. Os adelanto desde ya que voy a dar mi opinión personal, que puede diferir de la del resto de consumidores de esta marca o de este producto en cuestión. ¿Empezamos?

Como siempre hago, primero os hablaré un poco neutralmente de los Bocaditos de naranja con alga Chlorella según lo que dice Dulcesol y después os detallaré sus ingredientes. 
La Chlorella es un alga unicelular muy rica en pigmentos naturales como la clorofila y el beta caroteno. 
Contiene una gran cantidad de proteínas vegetales de alto nivel nutritivo y Vitaminas del grupo A, B (B2, B3, B5, B6 y B12), C y E, así como de ácidos grasos Omega-3.

Dulcesol produce sus propias algas Chlorella garantizando su cultivo de forma natural, segura y sin emplear organismos modificados genéticamente.

La fibra de salvado de trigo contribuye a la aceleración del tránsito intestinal. El efecto beneficioso se obtiene con una ingesta diaria de 10gr de fibra de salvado de trigo. (Un bocadito contiene 1gr de fibra de salvado de trigo).
Es aconsejable mantener una alimentación variada y equilibrada y seguir un estilo de vida saludable
.
Y ahora vamos a ver de qué están hechos los Bocaditos de naranja con Chlorella de Dulcesol que, como todos los productos de los que os hablo siempre, deben conservarse en un lugar fresco, seco y no expuesto a la luz. Los ingredientes del Bizcocho con zumo de naranja concentrado y Chlorella (Producto de pastelería y repostería) son: Azúcar, harina de trigo, clara de huevo, aceites vegetales (girasol, soja) en proporción variables, huevo, semillas de soja (6%), salvado de trigo (5%), fibra de avena (5%), humectantes: glicerina y sorbitol, gasificantes: carbonatos de sodio y difosfatos, zumo de naranja concentrado (11%), leche en polvo, Chlorella vulgaris (0,4%), aromas, conservador: sorbato potásico potásico y sal.
Puede contener trazas de frutos de cáscara, sésamo y/o productos derivados.
NO APTO PARA INTOLERANTES AL GLUTEN. NO APTO PARA INTOLERANTES A LA LACTOSA.


Y bueno, una vez os he mostrado el producto (y su color verdoso poco apetecible) vamos a que os cuente un poco más de mi experiencia personal. Puedo aseguraros que, por mucha curiosidad que tenía en probarlo cuando vi los primeros anuncios en el Facebook de Dulcesol, nunca me hubiera animado a comprarlo porque me daba la sensación que no me iban a gustar y acabaría tirando el dinero (como con los Macarons) así que cuando vi que los Bocaditos de naranja con Chlorella iban a venir en la Smilebox sentí una especie de alivio (ese alivio que sientes al saber que probarás algo que pensabas que nunca probarías por miedo a su sabor sin gastar un pavo). Pero chiquis, mis sospechas estabas bien fundadas, para mí estos bocaditos no valen ni el 1€ que costaban cuando salieron a la venta.

No es sólo ese color verde alga/soja que tienen que de por sí ya me echó un poco para atrás (os juro que en las fotos que vi y que hay en su web los Bocaditos no parecían verdes) es que, además, la mezcla de sabores de la Chlorella, el salvado de trigo, la soja, la avena y el zumo de naranja era, francamente, demasiado extraña hasta para mí que no me suele dar miedo probar cosas nuevas. Igual es que no valoro lo natural (bueno, con todo lo que lleva en los ingredientes muy muy natural quizás tampoco es). Mi consejo es que no os gastéis el dinero en los Bocaditos de naranja con Chlorella de Dulcesol y, si ya lo habéis hecho, me gustaría saber cuál es vuestra opinión personal; ¿os animáis a abrir los comentarios de esta entrada con vuestra experiencia?

No hay comentarios:

Publicar un comentario