29 de septiembre de 2013

#PrayFor Cacaolat y su Batido Tóxico

Mi experiencia con Cacaolat hasta la semana del 9 de septiembre siempre había sido buena. Casi cada día para desayunar me llevo a la Office mi botellita de Cacaolat para desayunar a media mañana, mi tripita no siempre está preparadapara tomarlo pero cuando se deja desayunamos un batido de cacao.

Bueno, la semana del 9 de septiembre, el jueves creo, me encontré con un Cacaolat con sabor extraño, así que para curarme en salud y ahorrarme dolores de tripa, preferí no arriesgarme, tirarlo por el desagüe y no darle más importancia. Un Cacaolat en condiciones y unos cuantos días más tarde, llegó mi sorpresa. El 17 de septiembre, muy a mi pesar, uno de mis Cacaolats se transformó en una “Arma de Destrucción Masiva. El Cacaolat, sin tan siquiera abrirlo tenía un olor ¡¡¡espantoso!!! Aquí podéis ver sus pintas pero, por suerte, no tenéis que olerlo:

 
Podría haberlo dejado pasar como hice unos días antes, pero en ese momento me apeteció recibir una disculpa. ¡Sí!, ¿por qué no?, hemos comprado un pack de 6 Cacaolat y 2 de ellos han salido malos. Así que, después de ser animada por mis compis, me dispuse a dejar mi queja, con educación, en la FanPage de Cacaolat, pero como me pilló de buenas, decidí que les iba a mandar un mensaje privado para mostrar mi descontento con su batido. ¿Dónde estuvo el problema? ¡Muy fácil!
Yo mandé un mensaje a las 11:33am, en el que explicaba qué había pasado, dónde había comprado el producto, el número de lote, fotos del producto, etc. Lo necesario para dar detalles a calidad y qué investiguen si esto es algo espontáneo o medio lote está estropeado. Total que les digo que espero su respuesta, o sus disculpas, antes de dejar mi queja en público y me pongo a esperar, y esperar y esperar… y no sólo la respuesta no llega sino que, además, veo que tampoco leen mi mensaje.
Los que me conocen saben que aguanté todo lo que pude antes de cabrearme de verdad por ser ignorada. Así que, al día siguiente, mi queja (previamente anunciada en mi privado) fue puesta en el muro de su FanPage a las 9:36, y a las 10:20 el Community Manager de turno se puso en contacto conmigo, ¡¡por fin!!:
“Buenos dias Mercè, ante todo disculparnos por la tardanza en contestarte, pero a nivel interno ya empezamos ayer a iniciar el proceso de incidencia con el Departamento de Calidad. Nos gustaría disponer de un teléfono para poder contactar contigo y comentar lo ocurrido. Lamentamos lo ocurrido y esperamos informarte lo antes posible. saludos cordiales”.
Ahí me enfadé, porque sé que mi mensaje no había sido leído, ¡sí, exacto, en los mensajes privados con las páginas también aparece el tick ese con la hora dónde FB se chiva si algo se lee o no se lee! Que yo no digo que si me hubieran leído pero no contestado hubiera estado más contenta, al contrario, me hubiera enfadado más aún porque hubiera visto que pasaban de todo. Y les respondí esto:
“Mi teléfono es el X pero si van a llamarme que lo hagan por la tarde, puesto que por la mañana estoy en la oficina con el Cacaolat tóxico bien vigilado de cerca, no sea que le salgan patas y vaya a atemorizar a nadie del edificio. La verdad es que si ayer hubierais dicho lo que me estáis diciendo hoy me hubiera quedado más tranquila y no hubiera hecho falta poner nada en la página, no os costaba nada decir que pasabais nota al departamento correspondiente y que ya me diríais algo, aún más cuando os estoy informando que si no tengo noticias publicaré en la página. Sólo habéis dado la cara cuando he puesto mi queja públicamente y esto me parece muy feo. Tuve un problemilla con Gallina Blanca una vez, les escribí en privado y al poco tiempo me dieron una respuesta (por privado) y muy educadamente. La verdad es que me gusta poco ir a poner quejas sobre las marcas que gasto normalmente pero esta gestión no puede realizarse así. Al menos contestad conforme habéis leído y os ahorrareis luego quejas en público que no hacen más que dañar vuestra imagen, que por cierto, queda en bastante entredicho. Saludos”
Creo que estaba en mi derecho de enfadarme, porque no sólo no me lees sino que encima me engañas; o eso, o es que en vez de leerme por FB me lees por mail, que me parece correcto también, pero dime algo para que no te monte el pollo que te estoy anunciando.
En fin, por la tarde me llamó un Comercial, súper amable y me explica aquello que ha podido pasar con la botellita tóxica que tengo en mi oficina. Quedamos en qué iban a mirar con calidad que había pasado con los lotes en cuestión (trazabilidad) y que si tenía la botellita guardada pasarían a recogérmela y me traerían “un detallito”. La conversación estuvo bien, el chico preocupado y muy atento y amable; nada que ver con la tipa que me llamó al día siguiente y a la que le faltó decirme que la culpa era mía por haber comprado un pack en mal estado. Yo, seguí esperando que viniera el Comercial con “mi regalito” que, gracias a la chica, poco me faltó para decirles por donde se lo podían meter, y el lunes me llamó el Inspector de Zona para quedar conmigo y venir a recogerme el miércoles 25 la botellita (es que el 24 era mi santo y yo no trabajaba).
Junto con mis tan ansiadas disculpas, y una tercera explicación de lo mismo, el Inspector de Zona Miquel CP me trajo mi regalito: 2 packs de 6 de Cacaolat, 2 tazas para tomar el Cacaolat, una pelota hinchable con 2 manguitos y 3 imanes de nevera.

Los Regalitos

La explicación por cierto es que, a veces, cuando la botellita se da un golpe (en cualquier punto del proceso logístico: fabricación, porte, almacenaje en fábrica o supermercado, etc) puede producirse un microporo en el retractilado superior del envase que hace que la leche se ponga mala y blablablá… Ey, un momento, ¿no será por eso que han cambiado el formato del envase y por eso ya no lleva el plastiquito ese coñazo que precintaba el contenido dentro del envase?


 ¡Decidid vosotros mismos!
Yo mientras tanto seguiré desayunando mi Cacaolat por las mañanas y pasaré mis tardes de trabajo y #PostAnimaleos varios, bebiendo mi Limón&Nada rebajado con agua en mi nuevecita taza amarilla.

Mi Zona de Trabajo y #PostAnimaleo

2 comentarios:

  1. Umm en definitiva, la moraleja es: que importante es tener personas adecuadas para solucionar una incidencia de este tipo que ahorra tiempo y mantiene impoluta la imagen. Los pequeños detalles siempre cuentan. Si te pasa lo de la boitella y la incidencia se resuelve con una atención rápida y una explicación IDEM todo sería diferente y la publicidad sería muy diferente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Mónica, si yo no les iba a dar más margen de decirme algo hasta que fuera la tarde del mismo día, pero pensé, bueno, dales un día para contestar... y que, avisados ya como estaban de lo que iba a hacer, no se dignaran a decir nada hasta que me fui a escribir en público, me parece lamentable! Si ese mismo día, por la mañana o por la tarde, me hubieran dicho: "ostras, disculpa las molestias vamos a hablar con el departamento concreto y te decimos algo en breve, y sentimos lo ocurrido" yo ya me hubiera quedado tranquila y hasta hubiera tirado el Cacaolat a la basura sin más. Pero nada, había que hacerlo mal.
      Y luego el primer comercial genial, pero la segunda era para mandarlos a la mierda y montar bien el pollo ¡¡que pocos modales!!

      Eliminar